Durante la cuaresma, que es uno de los tiempos fuertes que nos propone la iglesia, se oye una recomendación: “convertíos”. Así lo recordamos especialmente hoy, Miércoles de Ceniza. Es tiempo de cambio, de conversión…Y qué mejor conversión que volver a Cristo, tomar su vida como modelo de la nuestra. Y para ello, desde la hermandad, comenzamos la Cuaresma con el triduo a Nuestro Señor Jesucristo. Una buena oportunidad para cambiar y acercarnos más a nuestros titulares.